Modelo Académico

El planteamiento pedagógico alternativo ofrece una explicación exhaustiva acerca de la naturaleza de los fenómenos implicados en los complejos procesos educativos, en especial de los tipos de aprendizaje demandados por la vida contemporánea. Posee un potencial práctico al asegurar la concreción de acciones reales que pueden configurar ámbitos innovadores y deriva en nuevos métodos de trabajo educativo en una verdadera dinámica de cambio.

 

Este cambio de paradigma cristalizará los propósitos ya descritos si se instala en una intervención pedagógica que considere la relación dialéctica entre los fines institucionales y los intereses y deseos de los individuos participantes, reconociendo la constitución del campo educativo como resultado de innumerables esfuerzos que forman parte del trabajo previo para alcanzar formaciones teóricas y prácticas mucho más completas.

 

La educación, como toda acción social, es producto final de una determinada estructuración de factores ubicados en distintos planos de la realidad, articulados en dirección a un espacio definido de la vida social. Toda acción es educativa, política, económica, histórica y cultural; es algo construido que sólo puede entenderse de manera interpretativa y crítica, es más que un hacer técnico e instrumental, comprende un sentido y unas significaciones enmarcados en la historia, en la tradición, en la ideología y en la cotidianeidad.

 

La teoría educativa del currículo, de la enseñanza y del aprendizaje puede elaborarse, comprenderse y enriquecerse mediante procesos participativos, conectando la teoría y la práctica en ciclos constructivos de acción y reflexión crítica para develar las actitudes y tareas escolares, los discursos, las formas de relacionarse y de organización propias del marco institucional y social más amplio. En el devenir fáctico sustentado en la reflexión de sus principios, valores y concepciones, es decir, en la metateoría realizada por los protagonistas de la educación, radica la clave para pensar y desarrollar el cambio pedagógico real.

 

El modelo educativo de la UAZ se apoya en recursos metodológicos y tratamientos pedagógicos diversificados, capaces de responder a las diferencias psicológicas y culturales de los universitarios; con métodos educativos que rompan decisivamente con su pasividad, actitud conformista y acrítica, con estrategias efectivas que consideren la variabilidad de rasgos personales, de género y de procedencia cultural. Promueve una pedagogía diferencial que propicia el desarrollo intelectual, relacional, físico y ético de las actuales generaciones, y asigna a cada docente y educando el papel de sujeto social, poseedor de conciencia histórica.

 

El modelo educativo expresa concepciones institucionalmente compartidas sobre las relaciones con la sociedad, el conocimiento, la enseñanza y el aprendizaje. Define el "deber ser" de la institución respecto a la forma y contenido de los procesos de generación, transmisión, y difusión del conocimiento; no se restringe a la función de docencia, sino que se amplía a las de investigación y extensión, por lo tanto se constituye en la base para ofrecer servicios educativos de mayor calidad, cobertura y equidad.